Seleccionar página

Es posible realizar una gran cantidad de decoraciones navideñas usando madera. Pero como en esta época del año los niños no tienen clase y están mucho tiempo en casa, hemos pensado en aquellas decoraciones en las que ellos pueden participar y que son fáciles y rápidas de realizar. Así, siempre queda tiempo para dar un paseo, ver las luces navideñas y disfrutar de un chocolate con churros.

Un árbol de Navidad con ramas de árbol o con madera

No puede haber una Navidad sin árbol, pero este no tiene por qué ser de verdad. Puede elaborarse con madera de una forma muy sencilla. Por ejemplo, con ramas se puede hacer un árbol perfecto para colgar de la puerta de casa.

Solo hay que buscar varias ramas lo más rectas posibles y cortarlas en escala, una más larga, otra un poco más corta y así hasta formar el árbol. Para unir las ramas se pueden usar dos trocitos de madera unidos en forma de triángulo y usar silicona para manualidades.

Una vez que el árbol está hecho, se le pueden pegar diferentes adornos realizados en papel de color y colocarle una cinta para colgar el árbol del pomo de la puerta de casa o de una habitación. El resultado será tan decorativo como imaginativos y mañosos sean quienes lo han ideado.

Con tablas de madera también se puede elaborar un árbol que puede tener el tamaño y la consistencia que se desee, desde ser un pequeño elemento decorativo sobre el mueble de la entrada, a ser un gran árbol para el jardín.

La base es una tabla de madera ancha, sobre ella se clavarán tablones usado dos o tres puntas para evitar que se muevan y dejando un trozo de la tabla para que sea el tronco del árbol. A partir de ahí, clavando desde la tabla más larga hasta la más corta se consigue que al ir en disminución haga el efecto de un árbol de Navidad.

Si el tamaño es demasiado grande conviene reforzar por detrás las tablas colocando alguna contrasentido para sujetarlas. Este árbol se puede decorar de muchas maneras y esta es la parte en la que los niños serán los protagonistas. La más sencilla es clavando algunas alcayatas para colgar bolas, guirnaldas y tiras de luces de colores. Se puede dejar en color madera, que queda muy bonito, o pintarlo en verde.

Figuras de marquetería

Las figuras navideñas elaboradas en marquetería son también una buena manera de decorar y de entretenerse en Navidad con los niños. Los que tienen más edad pueden usar la sierra de marquetería bajo el control de los adultos para recortar la figura en la madera y los pequeños pueden pintarlas y decorarlas para que queden perfectas.

Se pueden elaborar bolas para el árbol, estrellas, árboles e incluso renos con varias piezas para encajar. Las plantillas pueden encontrarse fácilmente en Internet para las figuras más complicadas, mientras que las más sencillas pueden dibujarlas directamente los niños en la madera para recortarlas.

Estas figuras pueden servir para decorar el árbol de Navidad o los diferentes rincones de la casa. Para colgarlas solo hay que hacerles un agujero con una punta y colocar una cinta adecuada para el lugar en el que vayan a ir colocadas las figuras.

Un calendario de adviento muy original

Los calendarios de adviento son una bonita tradición que consiste en que durante esta época cada día se va abriendo una casilla del calendario que encierra en su interior algún dulce. Así, la espera hasta la Navidad es mucho más agradable. Como éste, fuente:

calendario-adviento

Aunque para este año ya se llega tarde para el adviento, se puede preparar un calendario para el año que viene aprovechando las vacaciones de los niños y animándolos a participar. Usando madera se puede hacer un bonito mueble calendario.

Solo hay que realizar una caja de madera que se dividirá en 22 compartimentos. Esto se puede hacer con tablillas finas. También con tablilla se cierra la parte de atrás de la cajita de madera. A partir de aquí, se puede optar por la versión más sencilla, que consiste en hacer una cartulina de la medida de la caja y dibujarle en ella las casillas.

En cada casilla se pone el día del calendario y se decora con dibujos navideños. A continuación, los padres colocan las golosinas en el interior de la caja y pegan la cartulina en el frente. Cada día, el niño o los niños rompen la cartulina en el espacio correspondiente a la casilla de ese día para poder acceder al sus dulces.

Si se quiere hacer una versión un poco más trabajada se pueden elaborar cajitas de tablilla que puedan introducirse en cada uno de los casilleros. En cada cajita se puede colocar un pomo con un cordoncillo para poder tirar y sacarla. Una vez llegado el adviento, cada día se tirará de la cajita correspondiente para ver qué dulce corresponde.