Seleccionar página

El revestimiento de paredes de interior es algo cada vez más común. Tiene muchas ventajas respecto a la pintura, ya que es más aislante y dura mucho más tiempo impecable, aunque también tiene algunos inconvenientes, como que es más caro y, cuando hay que hacer mantenimiento, este también resulta más costoso tanto en lo que se refiere al trabajo como al precio.

Es importante elegir bien los materiales para el revestimiento, ya que el precio por la instalación va a ser prácticamente el mismo si hablamos de un revestimiento de plástico que si hablamos de uno de madera real pero los resultados no van a tener nada que ver. El plástico tiene una vida corta, pierde rápidamente el color y se deforma con el sol o con la humedad.

Por eso, siempre es mejor invertir un poco más en los materiales y tener un revestimiento de calidad, de madera natural y que, con el paso del tiempo, solo va a necesitar un barnizado para verse otra vez bonita e impecable. Y contratar a especialistas que sepan colocarlo bien para que luzca tan bien como esperamos.

Descubre dónde no podrás resistirte a usar revestimiento de paredes en el interior…

Una sala de estar rústica

sala-estar-paneles

Los revestimientos de paredes en casas de campo siempre quedan bien. En este tipo de viviendas son especialmente agradecidos los revestimientos de madera rústica, con sus nudos y sus tonos naturales. Destacan especialmente en la sala de estar o salón, que es la habitación principal de la casa.

Esta madera rústica crea la impresión de que se está viviendo en una cabaña de madera y ofrece un ambiente muy agradable y adecuado para una casa de campo. Hace que el espacio gane en belleza y también en confort. Y es que el revestimiento de madera actúa también como aislante ayudando a conservar mucho mejor el calor del interior de la vivienda.

Esto es especialmente notable en las paredes que dan al exterior de la vivienda, ya que por ellas a menudo se filtra frío, sobre todo si no tienen un buen aislamiento. En estas paredes, además de colocar el recubrimiento, se puede poner una capa de aislante para reforzar el efecto.

La madera de abeto y la de pino son las más utilizadas para este tipo de revestimientos. Pueden encontrarse en muchos acabados diferentes, algunos de ellos vienen dados por los diferentes matices de color de las maderas y otros por el tono elegido por los barnices.

Los recubrimientos rústicos suelen colocarse mediante la técnica de machihembrado mientras que los recubrimientos con aspecto más moderno y actual pueden colocarse por diferentes técnicas.

Calidez en el dormitorio

Los revestimientos de paredes de madera pueden ofrecer una gran calidez en las habitaciones. Pueden usarse de modos muy diferentes según el efecto que se quiera conseguir. Por ejemplo, el revestimiento es una buena opción en casas en las cuales las paredes están muy estropeadas o no tienen un aspecto homogéneo. Siempre y cuando el muro sea estable y no tenga problemas que afecten a su estructura los daños estéticos tienen una solución bastante sencilla con el revestimiento.

Es posible conseguir efectos muy diferentes con los revestimientos de madera en los dormitorios, por ejemplo, si se quiere dar un aspecto moderno y actual se puede usar madera pintada en colores claros, destacando sobre todo la madera blanca.

Además de hacer que las paredes se vean impecables, estos revestimientos de madera de paredes lograrán hacer que la habitación parezca más grande y más luminosa gracias a su claridad.

Las maderas en blanco roto o en tonos grisáceos son muy elegantes y perfectas para estancias un poco más clásicas que quieran contar con detalles que las diferencien y las hagan únicas. En algunos casos, los acabados de estas paredes son prácticamente lisos y aunque se ven las uniones entre las diferentes lamas no hay las típicas pestañas de los acabados rústicos machihembrados.

Si se opta por las maderas más anaranjadas se conseguirá un ambiente muy relajante que incita al descanso, aunque la habitación puede verse ligeramente más oscura. Por eso, es bueno elegir este tipo de revestimientos en dormitorios que tienen grandes ventanales y dejan entrar la luz con toda su intensidad.

Si lo que se busca es mejorar la decoración de la habitación pero realmente no hay un problema con el aspecto de las paredes se puede usar el revestimiento para destacar una parte del dormitorio. Generalmente, se usa para cubrir la pared del cabecero de la cama ya sea total o parcialmente, logrando así darle una apariencia muy elegante.

Se puede optar por recubrimientos de pino, más económicos, o por los de roble, de mayor belleza y elegancia. Este tipo de maderas también se pueden usar en salas de estar o comedores que quieran tener madera pero que no busquen el estilo rústico exclusivamente, ya que los acabados lisos pueden encajar en cualquier estilo decorativo.