Seleccionar página

Si necesitas comprar tableros de madera bien sea para crear estantes o para realizar algún proyecto como un pequeño mueble, quizás te sorprenda descubrir la gran cantidad de tipos diferentes de tableros que te puedes encontrar en el mercado.

Para empezar, aunque hablamos de tableros de madera en general, no todos los tableros están hechos en este material. La mayoría son chapados, contrachapados o están formados por diferentes tipos de resinas mezcladas con serrines. Son productos que en muchos casos derivan de la madera, pero que no tienen mucho que ver con el típico tablero de pino que se compraba antes y que era prácticamente la única alternativa en el mercado.

Los tableros más caros

Los tableros más caros y de mayor calidad son los estratificados o compactos. Se trata de tableros cuyo núcleo está fabricado en resina de fenol y que está revestido por ambas caras. El prensado se lleva a cabo a altas temperaturas y con gran presión consiguiendo un producto muy compacto y de muy buena calidad.

Este tipo de tableros se usan para la fabricación de muebles de cocina de alta calidad, por ejemplo. También se utilizan para muebles que van en el cuarto de baño ya que este producto es muy resistente a la humedad.

Existen también tableros de MDF hidrófugos que si bien son de buena calidad no resisten tanta humedad como los compactos, pero que también son adecuados para la cocina y el cuarto de baño, si bien hay que tener cuidado de que estén bien sellados para que no entre la humedad excesiva. Su precio es mucho más económico.

Tableros más habituales

Los tableros de MDF son seguramente los más habituales para la fabricación de estantes o pequeños muebles en casa. Además de las variedades hidrófugas también existen variedades ignífugas. Estos tableros se fabrican en diferentes densidades y calidades por lo que es posible encontrarlos a precios muy diferentes.

Los aglomerados también son muy solicitados ya que así mismo cuentan con una gran cantidad de acabados y calidades. Son los más utilizados en trabajos estándar de carpintería cuando no se quiere invertir mucho dinero.

Los chapados y contrachapados también son tableros muy habituales y muy utilizados. Los contrachapados pueden ser de MDF con acabado en madera, lo que hace que tengan grandes posibilidades decorativas ya que pueden imitar todo tipo de acabados de la madera natural.