Seleccionar página

Los armarios a medida son algo más que un lujo o un capricho, son imprescindibles cuando de verdad se quiere tener orden en casa. La organización del interior del armario es básica para que este orden se lleve a cabo de una forma efectiva y por eso, proponemos una distribución que permita tener un lugar para cada cosa y de este modo, colocar cada cosa en su lugar.

  1. Perchas para todas las alturas

No es lo mismo el espacio que necesitas para colgar un abrigo o un vestido que el que hace falta para una camisa o para unos pantalones. Por eso se debe de contar con perchas para todas las alturas. Algunas familias cuentan con un armario en el pasillo para guardar abrigos de diario, no necesitando de mucho espacio para ellos en el armario de la habitación o del vestidor pero cada familia debe de adaptarse al tipo de ropa que usa más habitualmente. Algunas mujeres son de ponerse muchos vestidos pero pocos pantalones y otras optan más por los conjuntos de dos piezas. En el caso de los hombres, las dos piezas es la única opción.

Un consejo para encontrarlo siempre todo es que las partes de arriba estén en la parte superior y las partes de abajo en la inferior. Esta colocación lógica ayuda a que todo esté fácilmente localizable.

  1. Estantes para jerséis y otras prendas dobladas

Jerséis e incluso algunas camisetas no tienen por qué estar colgadas en una percha, porque de este modo ocupan mucho espacio. Lo más práctico es que estén en estantes pensados para este tipo de ropa, bien dobladas, ocuparán muy poco sitio y todo estará fácilmente localizable.

Para ganar en orden, los estantes no deben de ser excesivamente altos. No se trata de hacer grandes pilas de cosas, sino de que como mucho, se amontonen cuatro o cinco prendas. Así será más sencillo tener todo ordenado siempre.

Un truco muy útil son los separadores de plástico que se colocan entre camiseta y camiseta o entre jersey y jersey. Estos separadores sobresalen un poco y permiten levantar las prendas sin que se desdoblen, pudiendo coger cualquiera de ellas o pudiendo levantar la que hay encima para verla mejor, sin descolocar nada más en la estantería.

  1. Cajones para la ropa interior

Calcetines y otras prendas interiores se ordenan mucho mejor en el interior de cajones. Pero no se trata de que al abrir el cajón aparezca todo amontonado sin más. Existen muchos organizadores interiores para cajones que permiten tener todo a la vista y muy bien organizado.

Merece la pena invertir un poco más de tiempo en colocar las cosas cuando se hace la colada ya que es tiempo que se va a ahorrar cada día cuando haya que buscar unos calcetines en concreto. Además, el aspecto de los cajones será siempre impecable y dará gusto abrirlos para buscar cualquier cosa en su interior.

Los organizadores para cajones se pueden hacer también en madera y a la medida, para que aprovechen al máximo el espacio.

  1. Estantes zapateros con lugar para botas

Un lugar importante en un armario a medida es el hueco que este tenga para los zapatos. Integrar el zapatero en el vestidor evita tener un mueble a mayores que muchas veces no combina con el resto. Una manera tradicional de organizar el zapatero es aprovechando el espacio inferior del ropero, pero esto no facilita mucho el ver qué pares de zapatos hay en el interior.

Por eso, nuestra propuesta es que se aproveche la parte inferior del armario ropero para almacenar cajas con los zapatos de otras temporadas bien ordenadas. Para los zapatos de diario se puede disponer de una zona similar a la de los estantes, ocupado toda la zona central del mismo. No hay que olvidarse de dejar sitio para las botas, las cuales ocupan más altura que los zapatos normales incluso cuando se guardan dobladas.

  1. Aprovecha los altillos para poder guardar ropa de otras temporadas

Una de las ventajas de los armarios a medida es que puedes aprovechar todo el alto de la habitación. Evidentemente, en un estante situado a dos metros de altura no vas a guardar nada que tengas que usar a diario, pero sí puedes guardar ropa de otras temporadas o mantas. Una manera muy buena de hacerlo para que todo se vea perfectamente ordenado es usando cajas de almacenaje.

El problema de este tipo de cajas es que luego puede resultar complicado saber qué hay en el interior de cada una de ellas. Por eso se recomienda que en cada una de ellas se ponga una pegatina en la que se enumere lo que hay en el interior: ropa de cama, edredones, vestidos de verano… De esta manera, será muy fácil encontrar cualquier cosa que haga falta.