Seleccionar página

Elegir las puertas de madera de interior es algo que debe hacerse pensando en el conjunto de la casa. El tipo de decoración que vayamos a dar en general a nuestro hogar influirá en la elección de las puertas. No es lo mismo un hogar juvenil que una casa de aspecto muy clásico.

Las puertas forman parte de la decoración de la casa y además, son uno de los aspectos más llamativos cuando se entra en una vivienda. Es una de las cosas que primero se ve al entrar por el pasillo, por lo que serán determinantes en esa primera impresión que se forma sobre la vivienda quién la vista.

Además del estilo también tendremos que mirar otros aspectos importantes, como el tipo de apertura, pero hoy queremos quedarnos con los diferentes estilos decorativos y qué puertas son las que más encajan en cada uno de ellos. Todo esto sin olvidar que aunque una puerta en principio pueda encajar mejor con un tipo de vivienda, esto no quiere decir que no pueda formar parte de otros ambientes si se saben integrar.

#1 Puertas minimalistas para ambientes modernos

Las minimalistas pueden estar elaboradas en diferentes materiales, pero se caracterizan sobre todo por su sobriedad. Estamos hablando de puertas muy lisas, prácticamente sin dibujo y con manillas muy lisas y sencillas. Son muy fáciles de limpiar y dan un aire de simplicidad a la vivienda que a muchos les resulta sumamente atractivo.

Estas puertas pueden ser lacadas o en madera. Incluso pueden tener un acabado de vinilo, aunque cada vez se utiliza menos este material debido a que hay otras opciones de mucha más calidad que por poco más dinero garantizan un mejor acabado y una mayor durabilidad.

Sin embargo, hay que tener cuidado porque un minimalismo excesivo podría dar una imagen de oficina o incluso eso que se conoce como “aire de hospital” que puede llegar a resultar muy impersonal.

#2 Puertas con cristales decorados para un estilo juvenil

Las fabricadas con cristales decorados en muchos colores, incluso reproduciendo cuadros conocidos y recordando en cierta medida a las vidrieras, están de moda. Parecen haber calado muy hondo en el gusto de los más jóvenes que encuentran que estas puertas encajan muy bien en un estilo de casa que los identifica.

Si se tienen puertas de madera con cristales clásicos y se quieren conservar, solo habría que cambiar los cristales para que tomen una apariencia muy diferente, además, es importante que todas sigan una línea en lo que se refiere a los colores que se utilicen.

El peligro de este tipo de puertas, que son muy llamativas, es que pueden llegar a recargar mucho el ambiente si se abusa de los tamaños y cantidad de los cristales. Un pasillo con muchas de este tipo podría resultar excesivo.

#3 Puertas lacadas, frescas y muy desenfadadas

Las puertas lacadas en color blanco resultan frescas y desenfadadas. Pero no dejan de ser también elegantes. Por eso encajan muy bien en casas de corte juvenil, pero también en viviendas clásicas, por ejemplo las de estilo inglés. Dicen que ante la duda sobre qué tipo de puertas poner en una casa, las lacadas en blanco y las de madera lisa siempre son un acierto.

Para resaltar mejor las puertas lacadas en blanco se recomienda que el rodapié sea del mismo tono. No importa si el suelo es de madera, este debe de combinar con las puertas para conseguir un acabado mucho más bonito y luminoso.

El único problema de estas puertas de interior, es que pueden ser un poco sucias, especialmente si hay niños. Para que estén bonitas es necesario pintarlas cada cierto tiempo y suele ser necesario que lo haga un profesional para que repare cualquier arañazo o daño. Y es que el lacado hace muy evidente cualquier defecto que pueda haber en la madera.

#4 La madera, un clásico que no pasa de moda

La madera destila elegancia. Las puertas de madera son sinónimo de buen gusto y de estilo. Por eso se ven en todo tipo de hogares. La madera de calidad y tratada para que sea resistente al agua es prácticamente eterna y necesita muy poco mantenimiento, aunque no hay que olvidarse de que se debe de barnizar cada cierto tiempo.

Si se tiene el suelo de madera es importante que las puertas vayan a juego, ya que no queda bien utilizar diferentes tonalidades. No tienen por qué ser exactas, pero sí deben de ser al menos el mismo tipo de madera para que todo combine como es debido.

Pocos defectos podemos ponerle a la madera de calidad más allá de que puede resultar algo cara para los presupuestos de algunas personas. Pero es un esfuerzo económico que puede valer la pena porque se contará con unas puertas de gran calidad, aislantes y resistentes, que se verán bonitas siempre.