Seleccionar página

Los módulos de cocina permiten crear todo tipo de diseños con independencia del tamaño de la cocina o de la forma que se le quiera dar. Al poder encontrarlos en diferentes tamaños y profundidades es prácticamente imposible no conseguir adaptarlos a cualquier habitación, consiguiendo soluciones prácticas para la mayoría de los problemas.

Un buen ejemplo son los módulos de cocina en columna que no solo permiten tener el frigorífico perfectamente integrado en la cocina, también nos facilitan tener el horno y el microondas a una altura perfecta para cocinar o incluso integrar lavadora y secadora en la zona de lavandería.

Módulos en esquina

Uno de los problemas más comunes en una cocina es cómo aprovechar la esquina si se pretende instalar los muebles en forma de ele. Los módulos especialmente diseñados para las esquinas aportan diferentes soluciones que hacen mucho más sencillo acceder al interior de estos espacios y no desaprovechar absolutamente nada.

Una de las soluciones más habituales comienza en las puertas. Una puerta doble, que se pueda abrir con una bisagra de modo que toda la esquina quede accesible hace mucho más fácil poder guardar cosas en el fondo del estante.

También se puede acondicionar el interior del módulo con estanterías móviles que giren para poder colocar todo tipo de cosas o incluso que salgan hacia el exterior para poder llegar bien a aquello que está más atrás.

Los módulos en esquina pueden colocarse tanto en la parte inferior de la cocina como en la superior y permiten contar con un espacio de almacenamiento extra en lugar de con puntos muertos.

Como solucionar un problema de columnas

Las columnas en la pared también son un inconveniente al diseñar las cocinas. Pero, si se aprovechan bien, de un problema se puede hacer una ventaja. Dependiendo de cuánto sobresalga la columna se pueden idear distintas soluciones.

Gracias a la existencia de módulos de todos los tamaños es más fácil jugar con las formas de la cocina y conseguir un diseño bonito, que integre la columna sin que se note prácticamente. Incluso puede destacarse a propósito dándole un protagonismo en la forma final del proyecto.

En algunos casos se puede adaptar la forma del módulo de modo que la columna quede en el interior y no se vea, consiguiendo así un aspecto más uniforme para la cocina, aunque se pierda un poco de espacio en el interior de los armarios.