Seleccionar página

La elección de la encimera de la cocina es tan importante como la de las alacenas. Algunos creen que incluso lo es más ya que es el área sobre la que se va a trabajar de manera habitual día tras día. Por eso, la encimera debe de ser fuerte, resistente, tener un mantenimiento fácil y, a la vez, ser bonita ya que es una parte esencial de la cocina.

El precio también importa. Los nuevos materiales para las cocinas, como las encimeras de Silestone, son muy bonitos, pero resultan muy caros y en algunos casos son extremadamente delicados. ¿Compensan o vale la pena comprar una encimera de un material clásico como la madera?

Vamos a ver las ventajas de las encimeras de madera y también sus inconvenientes para que así todo el mundo pueda decidir qué es lo más adecuado para ellos y qué funcionaría mejor en su cocina en función de su estilo de vida, de lo dispuestos que estén al mantenimiento y del estilo decorativo que puedan estar buscando.

Ventajas de las encimeras de madera

La madera tiene muchas ventajas en las cocinas. Vamos a enumerar las más importantes a nuestro modo de ver.

  • Son tendencia: Los materiales naturales están de moda y la madera sobre todos ellos. Es una tendencia en decoración y, por tanto, apostar por la madera es hacerlo por un material que se lleva en interiorismo. Además, la madera no suele pasar de moda fácilmente.
  • Su belleza es innegable: La belleza de la madera, como la de la piedra, no son fáciles de imitar. Una cocina con una encimera de madera tiene un encanto realmente especial y se ve siempre elegante y de buen gusto, independientemente del tipo de madera que se escoja.
  • Se adaptan perfectamente a determinados estilos: Los estilos rústicos piden madera en sus cocinas y también encajan muy bien estas encimeras en las cocinas más vintage. Existen diferentes tipos de madera que se utilizan para encimeras, así como acabados muy diferentes. De esta manera todos pueden elegir la que se adapte a su cocina y a sus gustos.
  • Son reparables: Los daños que puede sufrir de manera habitual una encimera de madera se pueden reparar, por lo que es fácil que la encimera recupere su mejor aspecto de una manera relativamente sencilla. Mientras que una encimera de piedra que pierde su color o se tiñe accidentalmente quedará así para siempre, la de madera suele tener arreglo.

Contras de las encimeras de madera

Evidentemente, las encimeras de madera también tienen algunos puntos en contra y no vamos a dejar de hablar de los mismos.

  • Hay que realizar mantenimiento: Estas bonitas encimeras necesitan ser lijadas y barnizadas cada cierto tiempo para mantener su mejor apariencia. Todo dependerá del uso que se dé, cuanto más cuidadosos seamos con ella más podremos espaciar estos cuidados, pero tarde o temprano hay que ser conscientes de que será necesario.
  • Pueden hincharse con el agua: El agua y la madera nunca se han llevado bien. Si bien es cierto que se pueden utilizar maderas resistentes al agua de gran calidad o aplicar tratamientos para conseguir una mayor impermeabilidad.
  • No soportan bien el calor: No se pueden poner objetos muy calientes ya que el calor acabará marcando la madera y será necesario lijarla para eliminar la marca. Esto es así también con otros materiales y son pocas las encimeras que pueden soportar sobre ellas una olla salida del fuego.
  • Se arañan con facilidad: Aunque hay barnices más resistentes, arañar una encimera de madera es relativamente fácil. Si el arañazo es superficial será fácil de reparar, pero si es profundo puede dar más problemas. Los arañazos en las encimeras son también un problema en muchos de los nuevos materiales de moda y no pueden ser reparados, por lo que al menos podemos decir a favor de la madera que es posible arreglar estos problemas.

En cuanto a las encimeras que te proponemos, se han fabricado con materiales de alta calidad y resistencia con los que intentamos prevenir las desventajas de este material.

Encimeras de aglomerado

Las encimeras de aglomerado son muy populares porque tienen un precio muy económico y sus acabados, si bien no son tan bonitos como los de las encimeras de madera macizas, son bastante aceptables, sobre todo los que imitan otros materiales.

Si bien son delicadas, si tienen una buena capa exterior pueden ser resistentes al agua y al uso diario siempre que se tenga cuidado en su trato. Pueden llegar a durar muchos años impecables si se utilizan correctamente.

Las encimeras de aglomerado pueden ser una buena opción cuando no hay presupuesto para una encimera de mayor calidad o cuando se quieren evitar los cuidados de las encimeras de madera maciza, ya que no precisan de mantenimientos ni barnizados.

Dentro de este tipo de encimeras las hay de calidades muy diferentes, algo que hay que valorar bien a la hora de hacer la adquisición ya que este factor determinará su durabilidad.