Seleccionar página

Te ofrecemos las mejores claves para decorar tu casa en invierno y disfrutar de una agradable sensación de calor durante todo el día.

Mantas para el sofá: decoración y confort

Son absolutamente imprescindibles en invierno. Las mantas para el sofá pueden estar extendidas todo el día, siendo parte de la decoración invernal, o pueden doblarse y colocarse, por ejemplo, en un cesto al lado del sofá. De esta manera, cada miembro de la familia tendrá la suya y podrá cogerla para ver la tele sin pasar frío en los pies o tirarse el suelo cómodamente para ver su programa favorito o jugar. Elígelas en estampados y colores a juego con el resto del salón.

Edredones nórdicos para la cama combinados con bonitas fundas

Los edredones nórdicos decoran y dan mucho calor. No pesan, por lo que resultan perfectos para moverse con comodidad en la cama. Pueden ser un elemento decorativo por sí mismos, pero si buscas un punto extra de confort y diseño puedes acompañados con bonitas fundas nórdicas que harán que combinen mejor con el resto de elementos de la habitación. Estas pueden tener todo tipo de estampados y combinarse con las cortinas, consiguiendo así un efecto todavía más acogedor. A juego con las fundas, solemos encontrar cojines que arroparán la cama y que son un elemento decorativo muy útil todo el año, pero incluso más en invierno que buscamos ambientes más mullidos.

Cojines de tejidos cálidos y suaves

Y, hablando de cojines, en invierno es el momento de cambiar las fundas de satén, frescas y muy agradables en verano, por otras más cálidas y acogedoras para el invierno. En el sofá queremos abrazarnos al cojín y sentir un tejido cálido y confortable, como la pana, el terciopelo o los materiales tipo peluche, que están muy de moda y que resultan sumamente acogedores. Los tonos oscuros ayudan a dar esa sensación de calor que buscamos en esta época del año. 

decorar-casa-invierno

Alfombras mullidas 

Los suelos de madera son los más cálidos y los más agradables en cualquier momento del año. Pero cuando hace mucho frío, una alfombra bien mullida es la mejor opción para cualquier habitación de tu vivienda. Y puede ser una alfombra de pelo largo o corto, pero la clave es que resulte esponjosa y agradable al poner en ella los pies, sobre todo si vamos descalzos. Además, con la alfombra se protege muy bien la madera del calzado de invierno, más agresivo, y de la humedad que muchas veces traemos en los pies cuando entramos en casa desde un exterior con lluvia.

Burletes decorativos para ventanas y puertas

El frío del exterior puede colarse en casa a través de puertas y ventanas que no cierren correctamente. Si bien lo ideal sería cambiar las ventanas por otras más modernas o las puertas de madera por otras que encajen mejor. Pero, mientras esto no sea posible, se puede optar por una solución práctica y a la vez muy decorativa: colocar burletes en ventanas y puertas para evitar las corrientes de aire. Los hay con diseños muy diferentes y atractivos que se adaptan a los hogares con decoraciones informales y también a los más clásicos. Te sorprenderá lo efectivos que son y el cambio que vas a notar en la temperatura de tu hogar.

Cortinas gruesas que den calidez

Las cortinas gruesas le dan mucha calidez a las habitaciones y resultan muy decorativas. Si has cambiado tus cortinas por estores y en invierno notas que el frío penetra más, no te preocupes, puedes colocar una barra separada por suficiente distancia y combinar el estor con cortinones que podrás recoger a los lados o cerrar según necesites. Notarás un gran cambio en la temperatura, pero también verás como la decoración de tu casa cambia y la percibes como más agradable y hogareña. En verano, puedes retirar las cortinas para que quede el estor tan solo se vea más fresco y despejado.

Centros invernales con piñas y ramas

Los centros navideños son de sobras conocidos, pero si quitamos los adornos rojos característicos y dejamos elementos como las ramas, las piñas y las velas, tendremos preciosos centros invernales que sirven para toda la estación y que le dan al hogar un toque decorativo muy especial. Una versión moderna y muy actual de estos centros consiste en pintarlos de blanco con brillos de purpurina para simular paisajes nevados. Esto les confiere una originalidad y una elegancia únicas que te va a encantar y que llamará la atención de todos los que visiten tu casa.

Con estos consejos, tu casa se verá más cálida y acogedora durante el invierno. Tendrás una mayor sensación de confort al entrar y cualquier reforma que hayas realizado va a lucir mucho más. Aprovecha estas claves para decorar tu casa en invierno y dale un toque de calor a tu hogar.