La campana extractora es uno de los electrodomésticos más imprescindibles dentro de una cocina ya que elimina el humo, los olores y las grasas procedentes del cocinado mediante una combinación de filtrado y evacuación del aire. Por eso, es fundamental saber cuál elegir y dónde colocarla. 

En el post de hoy te lo contamos todo acerca de las campanas extractoras, así que continúa leyendo este post.

Tipos de campanas extractoras

A la hora de elegir entre una u otra campana, lo principal, es saber sus características y ver cuál de ellas se adapta mejor a tus necesidades. Algunas de las más comunes son: 

Por un lado, están las campanas de extracción, que aspiran el humo, el olor y el gas generado en una cocina. Y esto es posible gracias a un tubo que repele la grasa. Después, el propio motor lo expulsa hacia el exterior del edificio. 

A mayor medida del tubo, más potencia va a necesitar el motor. Además, es necesario que tenga una válvula para que el humo no pueda volver a su interior.

Las campanas de filtro de carbono, por otro lado, son adecuadas si en tu hogar no cuentas con una salida de humos. Estas lo aspiran a través de un filtro que depura el aire y lo llevan a otro de carbón activo. Este filtro será el que absorba el olor y devuelva el aire a la cocina. 

Dónde colocar la campana extractora

El lugar donde colocar una campana extractora depende en gran parte de los muebles que tengas en la cocina.

  • Las campanas encastradas en un mueble pueden ir, o bien en la propia pared o en un mueble alto. También existen fijas o extraíbles y las ventaja de estas últimas es que solo ocupan espacio cuando están en uso, una magnífica opción si cuentas con una cocina pequeña.
  • Las campanas de pared van directamente ancladas a los muros. Además, puedes encontrar los dos tipos que ya hemos comentado: tanto de evacuación de humos como de filtro de carbono.
  • Las campanas de techo están pensadas para cocinas con islas, donde la zona de cocción se instala en la zona central del espacio. También permite ambos tipos, tanto de extracción como de filtro de carbono. 

Además, también podemos encontrar campanas extractoras encastradas al mismo techo, una opción si no hay mucho espacio y no buscas darle demasiado protagonismo a este electrodoméstico.

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir una campana extractora?

A la hora de elegir correctamente una campana extractora hay que fijarse en varios detalles:

  1. Potencia y nivel de extracción.
  2. Nivel de ruido (menos a los 60 dB).
  3. Tamaño. El ancho debe ser como la plaza vitrocerámica, aunque siempre se recomienda que sea algo más ancho para poder acaparar mejor todos los humos.
  4. Altura: En cuanto a la altura, debe tener una posición estratégica: Ni demasiado alta ni demasiado baja. Lo ideal es colocarla a unos 65 cm de la vitrina y 75 si la cocina es de gas.
  5. Motor: Si se le va a dar un uso prolongado a la cocina, conviene que el motor sea blindado de hierro. También es aconsejable que cuenta con varias velocidades y, sobre todo, una válvula antirretorno que impide que los humos vuelvan a la cocina.

La campana DBB60 que tenemos en Agloma es un modelo que se integra a la perfección en cualquier tipo de estilo de decoración. Y es la campana fija perfecta para colocarse encastrada al mueble de la cocina. Aunque, si lo prefieres, contamos con una campana extraíble ideal para espacios pequeños.

 

Consulta con nuestros expertos y déjate asesorar por un grupo de profesionales líder en su sector. Porque queremos que consigas el hogar que siempre has soñado: confía en Agloma.