Seleccionar página

Si dispones de un armario vacío, dispones de un lienzo en blanco dispuesto a cubrir todas tus necesidades de almacenamiento. Un espacio con un sinfín de posibilidades de personalización que puede ser abrumador cuando lo ves en blanco pero, con nuestros consejos, vamos a intentar que sea un poquito más fácil configurarlo.

Está claro que dependerá mucho de su tamaño que puedas o no usar unas opciones u otras pero, con uno de nuestros trucos de a continuación, verás que te resulta como un juego y podrás conseguir el armario de tus sueños o al menos el que cubra tus necesidades de almacenamiento.

Vamos a suponer que el armario es empotrado y no un vestidor, para acoplarnos a un espacio inferior. Si dispones de un espacio mayor, todo te resultará mucho más fácil y esta base hará que todo sea coser y cantar. ¡Toma nota!

Cómo diseñar el interior de un armario empotrado

Para que te resulte más sencillo lo vamos a dividir en diversos pasos. Concretamente en 6 fases. Verás como te sorprende el proceso que te proponemos para implicarte en el diseño del interior de tu armario a medida.

organizar-armario-empotrado

Paso 1: Haz inventario

Lo primero que necesitas es saber qué necesitas guardar en él. Necesitas tener una visión general de tus necesidades pero también una específica que asegure que todas las prendas que lo configuren tendrán cabida. Incluso alguna más, que todos sabemos que siempre cae alguna novedad temporada tras temporada.

Para ello te recomendamos hacer inventario de cada prenda por tipología: ¿de cuántos pantalones dispones? ¿Y vestidos vestidos o faldas? ¿Cuántas camisetas, camisas o blusas? Incluso ten en cuenta la ropa interior, las joyas, cinturones u otros complementos, zapatos y demás, si no dispones de otro espacio donde incluirlos.

Esto te hará conocer en el siguiente apartado cuántas “soluciones” requieres instalar dentro de tu armario.

Esta es quizás una de las tareas más ardua pero te servirá para mucho en el proceso que intentamos llevar a cabo pero también en lo personal.

Paso 2: Descubre las soluciones para cada prenda

Por ejemplo, para los pantalones existen los llamados “pantaloneros” que pueden ser extraíbles o no. Los extraíbles se configuran en vertical (o de manera frontal) y al extraerse pueden verse los pantalones que se hayan colocado al fondo. Por otro lado, los no extraíbles deben colocarse en horizontal ya que, si no, no se vería todo su contenido y tendríamos una solución muy poco óptima que a corto plazo nos disgustaría. 

Deberás conocer el número de pantalones a guardar para saber si necesitarás un pantalonero, dos o los que sea.

Las camisetas o jerseys suelen guardarse en cajones o baldas. Nosotros aconsejamos guardarlos en forma vertical si la elección son los cajones para que se vea todo el contenido.

Las camisas obviamente, irán mejor colgadas.

Y, los vestidos, abrigos y otros elementos largos, necesitarán un espacio donde colgar sin ningún tipo de impedimento.

Existen además soluciones específicas para complementos, zapatos, botas, gafas, bolsos y demás.

Paso 3: Ponte a dibujar

A pesar de poder contar con el diseño de un profesional, si buscas la manera de hacerlo tú mismo y no tienes ni idea de diseño, una buena forma de configurar tu armario es dibujarlo a escala, de modo que crees una pequeña maqueta donde recrear el contenido.

Por ejemplo, si coges una libreta de cuadros, cada cuadrado de la hoja puede ser un cm, de ese modo, si tu armario mide 2 metro de ancho, con 200 cuadrados tendrías tu armario completo.

Lo mismo puedes hacer por separado con las baldas, cajones u otras soluciones de las anteriormente mencionadas en el punto anterior y pasar así al siguiente paso.

Paso 4: Juega con tus dibujos

Teniendo cada elemento dibujado a escala podrás moverlos sobre el dibujo del armario viendo, así, cómo puede quedar cada elemento en su interior. Juega con los elementos, muévelos a tu antojo y descubre cuál puede ser la mejor configuración para tu día a día.

Paso 5: Déjate asesorar

Cuando ya tengas las ideas más claras, nunca viene mal el asesoramiento de un profesional que tenga experiencia y haya realizado dicho trabajo en otras ocasiones. 

Además, éste podrá diseñarlo con un programa profesional y ofrecerte la posibilidad de ver, de una forma más realista, cómo se verá la elección que hayas llevado a cabo en los puntos anteriores.

Desde Algoma podremos asesorarte además sobre el mejor material a utilizar, las posibilidades de tu espacio y mucho más.

Paso 6: Disfruta de tu armario perfecto

El paso final de nuestro artículo y de tu proceso de configuración del armario será ponerse manos a la obra con el trabajo del interior del mismo y, voilá, ¡a disfrutar del interior de tu armario totalmente adaptado a tu guardarropa!

¿Qué te han parecido estos trucos para implicarte en el diseño de tu armario? Esperamos tus comentarios.