Seleccionar página

Si estás pensando cambiar tus muebles de cocina seguro que quieres saber qué es lo que se va a llevar la próxima temporada como, por ejemplo, los colores de moda para los muebles de la cocina. Es importante señalar que en las cocinas las modas cambian, pero más lentamente que en otros terrenos ya que se supone que estas deben de durar muchos años, por eso es normal ver como conviven tendencias de hace ya tiempo con nuevas propuestas para que los cambios sean graduales. Aquí os presentamos las apuestas más novedosas y llamativas para esta temporada, las cuales todavía no son las más visibles en tiendas.

Cocinas de madera natural

Las cocinas de madera natural o que contienen este material en gran parte, son una de las modas más importantes para esta nueva temporada en el mundo de la decoración. Los muebles de madera natural se llevan tanto claros como oscuros, pero evitando los tonos miel tan de moda hace algunas décadas.

Se llevan las maderas oscuras, incluso aquellas que son casi negras y también las maderas claras en tonos grisáceos. Entre medias, se pueden encontrar muchos tonos dependiendo del tipo de madera con la que se esté trabajando. Uno de los nuevos aportes para este tipo de cocina está en combinar diferentes maderas y colores para jugar con la luz y con la decoración de la cocina. Encontramos en los catálogos grandes armarios en caoba muy oscuro con un frontal en tono roble, por poner solo un ejemplo.

Los acabados envejecidos son otra de las propuestas que podemos encontrar para este otoño/ invierno. Una imagen muy vintage pero que encaja perfectamente en viviendas actuales, especialmente en casas de campo o chalets, pero que también se pueden adaptar a apartamentos. Estos acabados envejecidos ofrecen unas cocinas muy diferentes y personales que, pese a su aspecto antiguo, pueden integrar cualquier electrodoméstico de nueva generación que se necesite.

cocinas-agloma

Cocinas a todo color

Las cocinas lacadas con brillo en tonos clásicos como el blanco, el azul o el verde continúan siendo tendencia. Pero a estos colores de siempre se unen otros como el amarillo, el berenjena o las diferentes tonalidades de gris. El gris triunfa en cualquiera de sus variedades, desde los tonos más claros perfectos para las cocinas más pequeñas hasta los más oscuros, que encajan en ambientes muy modernos y sofisticados.

Pero tras muchos años de lacados y brillos en la cocina, las propuestas en mate comienzan a ganar terreno. En algunos casos, son muebles que imitan madera natural pintada, pero sin los inconvenientes ni el mantenimiento de este material. Las tendencias vintage juegan con el azul cielo de las antiguas cocinas para este tipo de muebles, mientras que otras tendencias decorativas juegan con los colores naturales de la madera.

Los verdes oscuros en mate también son una de las propuestas que esta temporada tienen los diseñadores de las marcas más importantes. Es un tono que resultan muy agradable en la cocina, sobre todo si se combina con paredes y complementos claros. También se llevan los granates en contraste con los rojos brillantes que tanto han gustado en los últimos años.

Combinación de colores

Los expertos en diseño y decoración de cocinas suelen apostar por combinar diferentes tonalidades en la cocina o, al menos, mezclar materiales diferentes que rompan la uniformidad total del conjunto. La excepción están en dos tonos: el blanco y el negro, en los cuales se puede apostar por el color único. En el caso del blanco, apuestan por este color las modas nórdicas y el minimalismo mientras que en el caso de las cocinas totalmente negras estamos hablando de una apuesta mucho más radical y minoritaria. Elegir este tono para la cocina es arriesgado, sobre todo en una habitación en la que normalmente queremos tener mucha luz, por lo que sería imprescindible contar con una buena fuente de luz natural y con amplitud en el espacio.

En el caso de los tonos lacados suele apostarse por combinaciones de dos colores. Generalmente, el más oscuro ocupa la zona inferior de la cocina y el más claro la superior para dar sensación de luz y amplitud, pero no tienen por qué ser así y pueden estar incluso entremezclados. Una de las opciones favoritas y más solicitadas es una cocina en un tono determinado con alguna puerta intercalada en otro color para darle un aspecto más informal y destacar un área en concreto.

Si la cocina es de madera, las notas de contraste suelen venir dadas por la encimera, el fregadero, las griferías e incluso los tiradores de las puertas. Una misma cocina, variando estos elementos, puede tener un aspecto muy diferente y es una de las cosas con las que se juega cuando se quiere reformar una cocina de madera maciza que está en buen estado pero que se ha quedado un poco anticuada.