Seleccionar página

¿Estás pensando en encargar un armario a medida? Si es así, antes de decidir cómo será su estructura interior quizás te interese conocer el método konmari para ordenar tu hogar, especialmente la parte que se refiere a la ropa y al armario. Vamos a ver en qué consiste y cómo lo puedes aplicar a al hora de dibujar el interior de tu armario.

¿Cuánta ropa necesitas?

El método konmari nos dice que generalmente, en un hogar, cada persona guarda el triple de ropa de  que realmente usa y ya suele usar más de la que de verdad necesita. Por eso, el primer paso va a ser organizar toda tu ropa. Para eso, tendrás que juntar toda la ropa que tienes en una habitación y comenzar un proceso de clasificación.

Se recomienda hacerlo por la mañana, ya que la mente está despejada, a solas y sin prisas. Haz una pila con toda la ropa que realmente no usas. Olvídate de guardar ropa para estar por casa o de guardar ropa por si se vuelve a poner de moda. No puedes convertir tu casa en un almacén de cosas que, seguramente, no vayas a utilizar nunca.

Inmediatamente baja al contenedor de basura toda la ropa vieja que es para tirar y al contenedor de la ropa la que todavía puede usarse. Si lo haces de forma rápida evitarás volverte atrás y recuperar cosas que, al final, no te van a servir para nada.

A continuación haz lo mismo con la ropa del hogar. Tira todos los paños de cocina viejos que no usas, las toallas que pensabas utilizar algún día para hacer trapos y que jamás cortas o las mantas que no has vuelto a utilizar desde que compraste tu nórdico. Nuevamente selecciona lo que es para tirar y lo que es para donar y haz un nuevo viaje a los contenedores.

Si lo has hecho bien, tendrás ya solo la ropa que necesitas en tu hogar. Guarda la que tiene que ir en la cómoda o en otros muebles siguiendo los consejos de este método para doblarla y clasificarla. A continuación, te quedará solo la que tendrás que poner en el armario y podrás comenzar a realizar la división de espacios.

¿Cómo vas organizar la ropa?

El consejo que nos ofrece el método konmari es que no colguemos más que la ropa que es imprescindible colgar. Así, reduciremos al mínimo el espacio de barra y podremos aprovechar mucho más el hueco del armario, aumentando su capacidad mediante cajones y estantes.

Solo se deben de colgar los abrigos, las chaquetas y la ropa muy delicada que se arrugue con facilidad y que no se pueda doblar. El resto, se doblará en vertical para poder tenerlo todo a la vista y poder ahorrar mucho espacio.

El método para doblar la ropa en vertical es muy original y hay que aprenderlo. Recomendamos ver algún vídeo en YouTube ya que es la mejor manera de quedarse con cómo se hace. Una vez que tengas clasificada la ropa que es para colgar y la que es para doblar, clasifica esta última según el tipo de prenda: camisetas, jerséis, pantalones… No olvides que si de algún tipo de ropa necesitas comprar más piezas porque no tengas suficientes (realmente no las tengas, no porque quieras más) entonces tienes que tener en cuenta el sitio que ocuparán.

El consejo que da este método es que cada tipo de ropa tenga su propio estante y que no se mezclen entre sí. Así sabrás cuántos estantes necesitas, de qué tamaños etc. Si de verdad vas a seguir este método el espacio no va a variar mucho ya que cuando quieras comprar camisetas nuevas, tendrás que retirar tantas viejas como nuevas traigas para que todo siga estando equilibrado y ordenado.

organizacion-en-tu-hogar

Nuestro consejo personal

Aunque el método konmari tiene mucho sentido común y estamos muy de acuerdo en que no hay que acumular ropa que no se usa, tampoco hay que cegarse en seguirlo al pie de la letra. Lo mejor es adaptarlo a nuestra propia forma de ser y no llevarlo a extremos que luego harán que no nos sintamos cómodos con nuestro armario.

Usa el método konmari durante un tiempo en tu viejo armario y mira qué cosas te resultan prácticas y a cuales no te acostumbras antes de diseñar tu armario nuevo en función de sus consejos. Así, sabrás realmente qué cosas funcionan contigo y podrás pedir el armario a la medida que realmente necesitas. Por ejemplo, mucha gente no es capaz de adaptarse a un pequeño espacio de barra y prefieren colgar cuanta más ropa mejor, porque les resulta mucho más sencillo organizarla así.

Una vez que ya tengas claro cómo te organizas mejor, podrás diseñar tu armario con las directrices del método konmari, con las tuyas propias o con algo intermedio que te convenzca.