El MDF –siglas de Medium Density Fiberboard, que significa tablero de fibras de densidad media– es un material ampliamente utilizado en la carpintería y en la fabricación de revestimientos, puertas, estanterías, armarios y otros muebles.

Este material tiene unas características idóneas para este tipo de aplicaciones, ya que presenta una superficie lisa y uniforme, sin vetas ni nudos, lo que hace que sea ideal para trabajar con facilidad.

Las diferencias entre MDF o aglomerado están en el proceso de fabricación y sus propiedades. El MDF fabricado a partir de fibras de madera seca unidas con un adhesivo y la aplicación de calor y presión, con lo que se obtiene un material más estable, ideal para acabados de alta calidad. 

Sin embargo, como cualquier material, el MDF puede presentar algunos problemas comunes que, por lo general, se pueden prevenir con un correcto tratamiento y un mantenimiento adecuados.

Hinchazón y absorción de humedad

Uno de los problemas de madera MDF más comunes es que puede presentar señales de absorción de humedad, como hinchazón o deformación.

Causas de la hinchazón en MDF

La principal causa de hinchazón en el MDF suele estar relacionada con la humedad, ya sea por su ubicación en una habitación húmeda del hogar, como la cocina o el baño, o por la exposición a líquidos debido a accidentes como fugas o goteras.

Métodos para prevenir la absorción de humedad

Existen distintos métodos para prevenir la absorción de la humedad en el tablero MDF. El más temprano sería el de la elección del tipo de tablero de madera DM adecuado para su aplicación en entornos húmedos, como sería el MDF hidrófugo o COMPACPLUS.

Este material es resistente a la absorción de la humedad, y está indicado para su uso en estanterías de baño o armarios de cocina, si bien no se recomienda su instalación en lugares en los que esté en contacto directo con líquidos. 

Por otra parte, el sellado es imprescindible para garantizar la durabilidad de las piezas en las que se emplee este material, por lo que es recomendable revisar que los cantos estén bien sellados.

La solución pasaría por reparar el sellado o aplicar un tratamiento sellante adecuado ante el primer signo de deterioro.

Tablero Fibraform tipo mdf

Desprendimiento de capas y bordes

Podemos ver daños por impacto en MDF, como el desprendimiento de capas y bordes, que también se pueden deber a un acabado incorrecto del tablero. La correcta manipulación de MDF puede evitar este tipo de problemas pero, en caso de que se detecten desprendimientos de capas y bordes, existen distintas soluciones que se pueden aplicar. 

Identificación del desprendimiento en MDF

Parte del cuidado de MDF y su mantenimiento efectivo están relacionados con la detección temprana de problemas antes de que no sea posible repararlos. En este sentido, el desprendimiento de capas y bordes se puede apreciar a simple vista y, a la primera señal, se deberá tomar medidas. 

Técnicas de reparación efectivas

El desprendimiento de capas y bordes se puede dar debido a una mala instalación de MDF, a una aplicación incorrecta del material o al mal uso. Si se detecta de manera temprana, se puede solucionar instalando molduras o biseles que protejan los bordes expuestos, colocando una cinta de borde o aplicando un buen sellador.

Vulnerabilidad a daños por impacto

El MDF es un material muy resistente, pero algunos impactos pueden dañarlo. 

Cómo evitar daños por impacto en MDF

Los cuidados del MDF más básicos implican la protección de sus superficies y bordes, especialmente las zonas de unión de manera que los impactos sean mínimos.

También se puede emplear otros tipos de MDF, como el COMPACPLUS, más denso que el MDF común y especialmente resistente a la tracción, flexión e impacto.

Desgaste y mantenimiento

Como sucede con cualquier material, el adecuado mantenimiento del tablero MDF marcará la diferencia en su durabilidad. Por tanto, es esencial llevar a cabo una rutina de limpieza adecuada.

Rutinas de mantenimiento para MDF

Siguiendo estos consejos, el MDF se mantendrá como nuevo durante mucho tiempo.

Limpieza regular

Usa un paño suave en seco o un plumero para limpiar regularmente la superficie del MDF y eliminar el polvo acumulado. Para manchas superficiales, utiliza un paño ligeramente humedecido con agua tibia y un detergente suave y seca inmediatamente.

Protección contra la humedad

Asegúrate de que todos los bordes del MDF estén adecuadamente sellados para evitar la absorción de humedad, que puede causar hinchazón y deformación. No coloques objetos mojados directamente sobre el MDF.

Prevención de daños por calor y luz solar

Evita colocar objetos calientes directamente sobre la superficie del MDF o instalar este tipo de tableros en exteriores o lugares en los que la luz solar incida de forma intensa y directa.

 

Siguiendo estas sencillas instrucciones de cuidado y mantenimiento y, sobre todo, con una instalación profesional, el MDF es un material muy versátil y económico, ideal para ofrecer un acabado impecable y duradero en una gran variedad de aplicaciones.