Seleccionar página

Hoy es prácticamente imprescindible tener claro cómo conseguir un despacho productivo en casa. Un lugar en el que trabajar con comodidad y con las menores molestias posibles. Y es que el teletrabajo parece que ha llegado para quedarse y nadie duda ya de que incluso en la era post Covid, muchos trabajadores comiencen a desarrollar sus tareas desde el hogar, al menos a tiempo parcial.

Pero incluso para quienes trabajan en oficina, es frecuente que tengan que llevarse a casa trabajo y quieran acabar ciertas cosas antes del día siguiente. Sobre todo si hablamos de trabajadores autónomos.

Por último, están esas personas que han visto en la crisis una oportunidad y tras haber perdido su empleo se han lanzado a la aventura de ser sus propios jefes. Estos precisan ahora de un pequeño despacho en casa desde donde trabajar y recibir, de manera ocasional, a algún cliente. Al menos hasta que puedan permitirse alquilar un espacio en algún centro de negocios.

Por eso, hoy vamos a hablar sobre cómo crear un despacho en casa tanto si dispones de un espacio exclusivo para ello como si no.

Una habitación exclusiva para el despacho

Si tienes la suerte de disponer de una habitación que puedes utilizar exclusivamente para el despacho, estás de enhorabuena. Puedes crear un lugar único y agradable que te permita trabajar relajadamente y tener todos tus papeles y material de trabajo perfectamente organizados.

Consigue un mueble a medida hasta el techo en el que crear todos los espacios que necesitas para el almacenamiento. Desde estanterías abiertas hasta otras cerradas con puertas e incluso con llave para preservar toda la confidencialidad. Si necesitas un fichero, nuestra recomendación es integrarlo en el mueble con los mismos materiales y también a medida. Este puede ocupar una o dos paredes en función de tus necesidades.

El escritorio debe de quedar de frente a la puerta, sobre todo si vas a recibir a gente en casa. Si es a medida, se adaptará perfectamente al espacio del que dispongas.

Decora la habitación a tu gusto con alfombras, cortinas y lámparas. Diseña un espacio totalmente personalizado y adaptado al cien por cien a tus necesidades, donde podrás trabajar con comodidad sin salir de casa.

como-conseguir-despacho-productivo-casa

Una habitación multifunción

Quizás cuentas con una habitación que te gustaría convertir en un cuarto de invitados. Pero si no eres de los que reciben a mucha gente en casa, ¿por qué no crear mejor una habitación multifunción? Es bastante sencillo.

Opta por un mueble a media con cama abatible. Si el mueble llega hasta el techo no solo tendrá espacio para la cama en la parte inferior, sino que también podrá tener espacio para el almacenamiento, un pequeño armario y hasta una estantería para tus papeles y elementos de trabajo.

Las camas abatibles son una fantástica opción no solo para una habitación de invitados, sino también para un dormitorio juvenil en el que se quiere aprovechar el espacio al máximo. Como pueden guardarse hechas y con un solo movimiento, estarán siempre listas para ser utilizadas.

Bajo la ventana instala un escritorio a medida. Si la habitación es pequeña puedes colocar un escritorio a medida en esquina, que te ayudará a maximizar el espacio. Una bonita alfombra, buena iluminación y algunas plantas y tendrás un lugar de trabajo ideal que, en cuestión de minutos, se transforma en la habitación de invitados acogedora y agradable que habías proyectado.

Un despacho de quita y pon

Si crees que porque vives en un apartamento de un solo ambiente no puedes tener un despacho, estás equivocado. Todo es cuestión de saber cómo hacerlo para ocupar el menor espacio posible y que tu espacio de trabajo solo sea visible cuando estás trabajando.

Y, para eso, la mejor forma de lograrlo es camuflando tu despacho en el interior de un armario a medida. Hazte con uno, a poder ser que llegue hasta el techo para aprovechar al máximo el espacio posible. En su interior, tendrás un escritorio plegable en libro que podrás abrir hacia el exterior para contar con más espacio de trabajo y poder colocar el ordenador y otros útiles. Además, contarás con estanterías para guardar todo el material que necesitas en tu día a día. En la parte inferior del escritorio habrá sitio para una silla plegable cómoda y funcional o, incluso, para esconder una silla de oficina de mayor tamaño junto con tu papelera.

En cuestión de minutos tendrás un despacho en un rincón del salón que podrás retirar rápidamente y que no te ocupará mucho sitio en la habitación.

Ahora ya sabes cómo conseguir un despacho productivo en casa sin importar el espacio con el que cuentes y consiguiendo siempre la máxima comodidad en tu hogar.