Seleccionar página

¿Siempre has tenido ganas de una bodega pero no te atreves a dar el paso? Si te gusta el vino y es una de tus aficiones y deleites, consigue la bodega de tus sueños. Es posible que tengas un espacio perfecto para una bodega en tu casa o en tu apartamento y todavía no te hayas dado cuenta de eso. Por eso, si te has imaginado más de una vez con una bodega, te ayudamos a hacer realidad tu sueño con algunas ideas que pueden ser muy útiles para que tu fantasía se convierta finalmente en realidad.

Te sugerimos lugares para instalarla, muebles que deberías de colocar y hasta te contamos cómo colocar una vinoteca.

¿Cuál es el mejor lugar para una bodega?

Seguramente, el primer lugar que te venga a la cabeza para una bodega sea un sótano. Es fresco, no da la luz del sol de forma directa y suele tener espacio. Pero no todo el mundo tiene en su casa un sótano, sobre todo cuando se vive en un piso. Por eso, se pueden buscar espacios alternativos para una bonita bodega.

En una casa unifamiliar se puede convertir en bodega el garaje. Este espacio no siempre es imprescindible, ya que a veces puede crearse otro en el exterior o no se usa habitualmente para guardar el coche. El desván, debidamente acondicionado, también podría ser una opción para crear una bodega si no se dispone de suficiente espacio en el interior de la casa.

El interior de la vivienda también ofrece muy buenas opciones para crear una bodega y, además, son las únicas de las que se podría disponer cuando se vive en un apartamento. Una habitación interior no es lo más agradable del mundo. No contar con vistas a la calle es un hándicap para este espacio pero, sin embargo, puede ser un lugar perfecto para tus botellas ya que seguramente sea uno de los lugares más frescos de la casa.

Otra opción puede ser la típica habitación italiana con la que no sabes muy bien que hacer y que se ha convertido en un lugar con muy poca utilidad en casa.

Botelleros a medida y personalizados

Los botelleros de madera realizados a medida y totalmente personalizados son la mejor manera de aprovechar todo el espacio del que dispongas para tus botellas de vino. Puedes crearlos como más te gusten, con la madera de los tonos que prefieras y siempre adaptados a tus huecos y a las circunstancias de la habitación.

Incluso puedes recubrir las paredes con tableros de madera para dar una sensación más cálida y tradicional y, de paso, aislar mejor las botellas impidiendo que el frío o la humedad puedan alterar las condiciones de los vinos.

Puedes optar por un aspecto uniforme para la bodega de tus sueños, con todas las paredes cubiertas por botelleros con excepción del espacio para los armarios que veremos a continuación, o puedes combinar distintos estilos. Por ejemplo, un tipo de botellero para la parte inferior y otro para la superior o incluso zonas de estanterías en las que colocar botellas que puedan estar de pie con otras áreas para botellas acostadas.

estantes-botellas-vino

Armarios para copas y otros complementos

Las botellas y los botelleros son los elementos más importantes de una bodega pero, ¿de qué sirve tener los mejores vinos si no podemos saborearlos? Cuando lleves a tus amigos a ver tu lugar favorito de la casa seguro que te encantará poder abrir una de tus botellas y saborearla mientras observan el resto de tu colección.

Por eso, en la bodega de tus sueños no puede faltar una bonita vitrina a medida de madera y con cristales en la que guardar las copas, algunos platos e, incluso, algo de picoteo para acompañar a la bebida. Si el espacio lo permite, una mesa alta con taburetes puede ser ideal para estar muy a gusto, pero si no, los taburetes y un simple estante en el que apoyar las copas pueden ser suficientes para compartir un momento inolvidable.

Vinotecas empotradas que se integren en el conjunto

En una bodega como es debido no puede faltar una vinoteca en la que guardar esos caldos que tienen que estar a una temperatura muy determinada. Integrar una vinoteca en el conjunto de la decoración de la bodega es posible y una de las mejores formas de hacerlo es empotrándola.

De esta manera, el aspecto metálico de la vinoteca no va a contrastar tanto con la calidez de la madera y todo se verá más equilibrado. No obstante, una vinoteca de gran tamaño también puede colocarse junto a un mueble de madera y lograr un bonito conjunto, a gusto de cada persona.

Existen vinotecas con estantes en tonos madera que pueden quedar a juego con el resto de la habitación consiguiendo así que se integren totalmente en el conjunto incluso cuando se hayan colocado como mueble independiente.